Hematólogos Anchorage AK

Los hematólogos son los médicos especialistas en la investigacion de la sangre. En este sitio web podrás encontrar la lista más completa de hematólogos en Anchorage

Dr.Verneeda Spencer
(907) 279-3155
2741 Debarr Rd # C405
Anchorage, AK
Gender
F
Education
Medical School: Univ Of Al Sch Of Med
Year of Graduation: 1981
Speciality
Hematologist
General Information
Accepting New Patients: Yes
RateMD Rating
5.0, out of 5 based on 1, reviews.

Data Provided By:
Moore Jeffrey MD
(907) 279-2663
2751 Debarr Rd
Anchorage, AK
 
Von Hafften Alexander MD
(907) 550-2300
4001 Dale St Ste 101
Anchorage, AK
 
Smith Jack Arlyn MD
(907) 561-1185
4001 Dale St Ste 201
Anchorage, AK
 
Avila Emilio MD
(907) 563-3026
3340 Providence Dr
Anchorage, AK
 
Dr.Verneeda Spencer
(907) 279-3155
2741 Debarr Rd # C405
Anchorage, AK
Gender
F
Education
Medical School: Univ Of Al Sch Of Med
Year of Graduation: 1981
Speciality
Hematologist
General Information
Accepting New Patients: Yes
RateMD Rating
5.0, out of 5 based on 1, reviews.

Data Provided By:
Rothoff Michelle MD
(907) 257-4600
1217 E 10th Ave
Anchorage, AK
 
Spaulding Cora MD Mph
(907) 258-1258
3841 Piper St
Anchorage, AK
 
Alaska Internal Medicine & Pediatrics
(907) 770-7800
4048 Laurel St
Anchorage, AK
 
Wingate Jennifer MD
(907) 563-3515
3730 Rhone Cir
Anchorage, AK
 
Data Provided By:

Los anticoagulantes o diluyentes de la sangre

Si tienes alguna enfermedad del corazón o estás en alto riesgo de sufrir un infarto o un ataque cerebral, es probable que tu médico te recomiende que tomes anticoagulantes. En Vida y Salud te contamos qué son y cómo funcionan, para que estés bien informado antes de tomarlos.

No hay que ser un científico para entender un poco cuál es la función de los anticoagulantes, pues su mismo nombre lo dice… “anti-coagulante”. Es decir, este tipo de medicamentos se encarga de evitar que se formen coágulos o pequeños grumos en tu sangre. Así, evita que se obstruya alguna arteria o alguna vena y disminuye el riesgo de puedas desarrollar un ataque al corazón o un accidente cerebral o apoplejía (cuando un coágulo tapa un vaso sanguíneo que irriga tu cerebro).

También se les suele llamar diluyentes de la sangre, aunque este nombre puede ser confuso pues realmente no diluyen la sangre, sino que evitan que se coagule. Esta es una aclaración importante, pues el tomar un anticoagulantes no quiere decir que los coágulos que ya se encuentran en tu sangre se van a diluir o a deshacer. Estos medicamentos sólo se encargan de evitar que se formen nuevos coágulos.

Existen dos tipos de anticoagulantes. Los primeros se conocen sencillamente como anticoagulantes, y mediante reacciones químicas hacen que tu sangre tarde más tiempo en formar coágulos. Entre los más conocidos en Estados Unidos están: el dicumarol, la warfarina (Coumadin) y el anisinidione (Miradon).

¿Alguna vez has escuchado que alguien toma aspirina para el corazón? Pues ese es el segundo tipo de anticoagulantes, también conocido como medicinas anti-plaquetarias. Éstas se encargan de evitar que las plaquetas (unas células que se encuentran en tu sangre) se agrupen para formar coágulos.

Pero el hecho de que ayuden a evitar los infartos o las apoplejías no quiere decir que cualquiera debe tomar anticoagulantes. ¡Ten cuidado! Estos medicamentos sólo se deben tomar cuando te los ha recetado tu médico o tu cardiólogo y deben tomarse de acuerdo con las indicaciones que él o ella te de.

Los anticoagulantes se recetan generalmente para las personas que tienen una enfermedad del corazón como fibrilación auricular, flebitis o que tienen ciertos defectos congénitos (de nacimiento). Así como para las personas que tienen un alto riesgo de sufrir del corazón porque son obesos o han tenido una cirugía de las válvulas del corazón, por ejemplo.

¿Cuánto debes tomar? Para definir cuál es la dosis que necesitas, el cardiólogo te realizará un examen de sangre para evaluar el nivel de coagulación y así definir cuánto diluyente necesitas. Y deberás realizarte chequeos regulares para revisar que la dosis siga siendo la adecuada de acuerdo a tus necesidades que podrían variar. Si la dosis no es suficiente no estarás recibiendo el beneficio, si la dosis es elevada podrías tener una hemorragia. Es importante que el la dosis esté en el nivel terapéutico que te va a proporcionar lo que necesitas con el menor riesg...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud