Dentista cosmetico Kirkland WA

En este espacio web podras encontrar un directorio completo de los mejores dentista cosmeticos que se dedican a mejorar esas imperfecciones en los dientes. Aqui tambien podras encontrar un listado de tratamientos y tipos de diagnosticos en Kirkland

Dr. Mock Dds James
(425) 821-9300
Kirkland, WA
 
Dr. Erich Mock, D.D.S.
(425) 821-9300
12817 120Th Ne Suite B
Kirkland, WA
Specialty
Cosmetic Dentist General Dentist General Dentistry

Dr. Tom Seal, Dds
(425) 823-9000
9750 Ne 120Th Place, Suite 1
Kirkland, WA
Specialty
Cosmetic Dentistry General Dentistry

Dr. Shao David
(425) 822-4100
Kirkland, WA
 
Dr. Zafarnia Dds Camran
(425) 803-0400
Kirkland, WA
 
Dr. Rosanne Coluccio
(425) 827-5345
433 State Street - Suite 4
Kirkland, WA
Specialty
Cosmetic Dentistry General Dentistry Implant Dentistry New Patient Specials

Dr. Mock Erich S Dds
(425) 821-9300
Kirkland, WA
 
Dr. Bagnulo Matthew
(425) 821-9000
Kirkland, WA
 
Dr. Cheung Louis K Dds
(425) 821-1188
Kirkland, WA
 
Dr. Hsiao Chi Dds
(425) 821-8600
Kirkland, WA
 

Endodoncia o tratamiento de conductos: ¡la salvación para tu sonrisa!

Si tu dentista te recomienda un tratamiento de los conductos, es probable que te tiemblen hasta los dientes. Pero no tienes porqué temer pues este tratamiento, también conocido como endodoncia, no duele como antes y además puede ser la última esperanza para salvar un diente seriamente infectado. Entérate de qué se trata la endodoncia y sonríele para salvar tus dientes.

Cuando descuidas una caries (picadura) o se te fractura un diente, las bacterias pueden entrar a la pulpa (la parte blanda del centro) e infectarla, provocándote un dolor insoportable y poniéndote en peligro de perder tu diente. En esos casos, lo más seguro es que tu odontólogo (dentista) te sugiera que te hagas una endodoncia o tratamiento de los conductos radiculares.

¿Qué es esto? La palabra endodoncia se refiere a la parte interior del diente. Este tratamiento se encarga de sacar del interior de tu diente la pulpa infectada y limpiar los conductos radiculares (que se encuentran dentro de la pulpa) para evitar que la infección se disemine y puedas perder tu diente. Por esta razón es común que se les llame simplemente “tratamiento de conductos”.

Muchos le temen a este tratamiento porque hace algunas décadas era extremadamente doloroso ¡Y cómo no iba a serlo si en la pulpa de tus dientes se encuentran los nervios que son la parte más sensible! Por lo mismo, cuando el dentista lo sugería, muchos pacientes lo veían como un castigo.

Pero hay dos buenas noticias al respecto. La primera es que actualmente, gracias a los avances odontológicos y el uso de la anestesia, ya no es un procedimiento doloroso o la molestia es mucho menor. Y la segunda es que el tratamiento de los conductos realmente puede significar la única posibilidad de salvar tus dientes y tu sonrisa, pues se evita que la infección llegue hasta el hueso que soporta el diente y así no te lo tengan que sacar.

¿Cómo se hace? Un tratamiento de los conductos común se realiza directamente en el consultorio de tu odontólogo o de un endodoncista, y puede tomar entre una y tres visitas, dependiendo de la gravedad de la infección.

Antes de empezar te aplicarán anestesia local para evitar que te duela.

El odontólogo empezará abriendo la corona del diente por donde ha entrado la bacteria, con el fin de llegar a la pulpa y poder limpiar la infección. Usando instrumentos muy pequeños, sacará la parte de la pulpa que se encuentra dañada y luego limpiará los conductos radiculares. Es probable que también te apliquen medicamentos para eliminar los gérmenes que todavía quedan esparcidos en la pulpa y así evitar que sigan infectando tu diente.

A veces es necesario dejar el diente abierto para que pueda drenar la pus causada por la infección, y tendrás que volver a una segunda o tercera cita. En ese caso el endodoncista te pondrá un relleno temporal para cubrir un poco el diente, pero te advertirá que no debes morder ni masticar de ese lado hasta que te lo haya sellado completamente.

Cuando ya va a terminar el trata...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud