Centro para alcoholicos Allentown PA

Existen tantos centros especializados en el tratamiento del alcoholismo que se nos a convertido en una de las deciciones mas difíciles de escoger. Para identificar cual podria ser el mejor centro de tratamiento para una persona en particular, informate aqui con nuestro equipo de medicos en Allentown.

Livengrin Counseling Center
(610) 264-5521
961 Marcon Boulevard
Allentown, PA
 
Treatment Trends Inc
(610) 433-0148
1130 Walnut Street
Allentown, PA
 
RAFT Recovering Adolescents and
(610) 965-8454
308 Main Street
Emmaus, PA
 
Solutions Counseling and
(610) 865-1303
35 East Elizabeth Avenue
Bethlehem, PA
 
Healthy Responses in a
(610) 847-2958
1885 Mountain View Drive
Quakertown, PA
 
Treatment Trends Inc
(610) 439-8479
18-22 South 6th Street
Allentown, PA
 
The Mitchell Clinic
(610) 965-6418x100
555 Harrison Street
Emmaus, PA
 
Community Service Foundation Inc
(215) 348-8881
544 Main Street
Bethlehem, PA
 
Mid Atlantic Rehabilitation Services
(610) 419-3101
2045 Westgate Drive
Bethlehem, PA
 
Richard K Brown
(215) 529-9998
127 South 5th Street
Quakertown, PA
 

Dependencia del alcohol (Alcoholismo)

¿Qué es?

El alcoholismo (dependencia del alcohol) es el tipo más severo de problemas con la bebida. El alcoholismo no puede definirse por un número absoluto de bebidas por día o por la cantidad de alcohol. Más bien, se define por la manera en que reacciona el cuerpo al alcohol y el modo en que la persona se comporta y piensa cuando bebe.

Personas con dependencia del alcohol:

  • Desarrollan tolerancia: necesitan beber cada vez más alcohol para sentir los mismos efectos. También pueden beber más que otras personas sin emborracharse.
  • Desarrollan síntomas de abstinencia: si dejan de beber o disminuyen la cantidad pueden experimentar ansiedad, sudoración, temblores, problemas para dormir, náuseas o vómitos, y, en casos severos, convulsiones físicas y alucinaciones.
  • Quieren dejar de beber, pero no pueden.
  • Pierden control de la cantidad de alcohol que beben.
  • No piensan en otra cosa que no sea en beber.
  • Prestan menos atención a otras actividades de la vida.
  • Ignoran los problemas.

Una persona con esta enfermedad llega a depender del alcohol, física, psicológica y emocionalmente. El cerebro se adapta a la presencia del alcohol y presenta cambios. Cuando el consumo se suspende repentinamente, el ambiente interno del cuerpo cambia y se presentan los síntomas de abstinencia. El alcoholismo puede relacionarse con una larga lista de problemas psicológicos, interpersonales, sociales, económicos y médicos. Puede aumentar el riesgo de depresión y suicidio y tiene un papel importante en situaciones violentas, como homicidios y violencia doméstica (abuso de de la familia). Puede provocar accidentes de tránsito e incluso accidentes con peatones ebrios que deciden volver caminando a la casa luego de beber. El alcoholismo puede llevar a un comportamiento sexual inseguro y derivar en embarazos accidentales o enfermedades de transmisión sexual.

La dependencia del alcohol aumenta el riesgo de contraer alguna enfermedad hepática (hepatitis o cirrosis), enfermedad del corazón, úlceras de estómago, daño cerebral y otros problemas de salud. Las mujeres embarazadas que beben alcohol también corren el riesgo de que el niño desarrolle síndrome de alcoholismo fetal, con alteraciones como bajo peso al nacer, anomalías faciales, defectos del corazón y dificultades de aprendizaje.

Es muy difícil determinar las probabilidades de desarrollar alcoholismo, pero es una enfermedad muy común. En Estados Unidos, alrededor de 1 a 16 adultos tienen problemas severos con la bebida y millones de personas están involucradas en lo que los expertos consideran consumo de alcohol riesgoso.

Los problemas con el alcohol tienen una base biológica y ambiental. Las personas con antecedentes familiares de dependencia del alcohol tienen un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad. Por ejemplo, si uno de los padres tiene dependencia del alcohol, el riesgo de un niño de volverse alcohol-dependiente es cuatro veces mayor. Esto se debe en parte a los genes hereditarios que aum...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud

El alcohol y la cafeína: una mezcla fatal

© iStockphoto.com / WendellandCarolyn

En la adolescencia, beber alcohol se convierte en una especie de rebeldía, un grito de independencia o en una excusa para sentirse adultos. Cualquiera que sea la razón que motive a los adolescentes a tomar alcohol, siempre es necesario indicarles sobre los peligros de abusar de él. En especial ahora que hay en el mercado bebidas populares que mezclan el alcohol y la cafeína. Una combinación fatal para la salud.

Al entrar a la licorera, Martín se encuentra con una bebida de nombre y apariencia atractivos: “Four Loko”. Colorida, promete sabores deliciosos como melón, naranja y toronja. Además, incluye en una sola lata lo que muchos adolescentes mezclan con regularidad: el alcohol y la cafeína. Generalmente esta combinación se hace en forma de vodka con Red Bull o incluso, de ron con Coca-Cola. Pero, a pesar de que muchos creen que estas mezclas son inofensivas, unos médicos de la Universidad de Harvard, advierten de los peligros de mezclar un estimulante (la cafeína) con un depresivo natural (el alcohol). El peligro radica en que quienes se exceden con estas bebidas, se emborrachan y aún así, pueden seguir bebiendo porque no se dan cuenta de que se están embriagando. ¿El resultado? Una intoxicación grave que puede llevar a la pérdida de consciencia y en algunos casos, puede causar la muerte.

La bebida de marca Four Loko ha estado en las noticias en Estados Unidos por haber enviado a varios estudiantes universitarios al hospital. Se le conoce como “cocaína líquida” o la “lata del desmayo”. El caso más famoso ocurrió en la Universidad Central de Washington. De acuerdo a información divulgada por el New York Times, la policía encontró a nueve estudiantes, que tenían entre 17 y 19 años de edad, inconscientes luego de beber esta mezcla. Los médicos encontraron que tenían niveles alarmantes de alcohol en la sangre.

Esta bebida, junto con otras conocidas con los nombres de “Joose”, “Spykes” y “Sparks”, contienen 12% de alcohol y una cantidad de cafeína equivalente a una taza de café. A los jóvenes les encanta porque pueden embriagarse con muy poco dinero. Además, por sus llamativos colores, la lata puede pasar por una bebida energética sin alcohol.

En los Estados Unidos se está haciendo un llamado a las autoridades para que regulen o prohíban estas bebidas que representan una pésima combinación para la salud. Cuando se bebe alcohol, el cuerpo tiende a defenderse de manera natural al sentirse cansado y con sueño para no beber más. Sin embargo, la cafeína hace que este efecto no se produzca, y el cuerpo, engañado, cree que puede seguir tomando sin problemas. Esto hace que las personas que toman estas bebidas con cafeína y con alcohol aumenten su riesgo al pensar que están actuando con sus cinco sentidos en alerta y con su juicio intacto.

Pero la realidad es que el alcohol afecta de diferentes maneras a tu cuerpo. Los efectos del alcohol pueden clasificarse en varias ...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud