Centro de Tratamiento de Toxicomanías Washington DC

Nuestros profesionales te daran un conocimiento total de que es la adiccion y muchos otros temas. Todo nuestro equipo de medicos especialistas en Washington te ayudarán a superar tu problema de adicción o de algun ser querido al proveerte con los mejores centros de tratamiento de toxicomanias.

Hillcrest Childrens Center
(202) 232-6100
2570 Sherman Avenue NW
Washington, DC
 
Clean and Sober Streets
(202) 783-7343
425 2nd Street NW
Washington, DC
 
Kolmac Clinic
(202) 638-1992
1411 K Street NW
Washington, DC
 
Latin American Youth Center
(202) 319-2225
1419 Columbia Road NW
Washington, DC
 
Comprehensive Community Health
(202) 543-5830
1250 H Street, NE
Washington, DC
 
Gospel Rescue Ministries
(202) 842-1731x218
810 5th Street NW
Washington, DC
 
So Others Might Eat Inc (SOME)
(202) 797-8806x1000
60 O Street NW
Washington, DC
 
Whitman Walker Clinic/Mental Hlth and
(202) 939-7623
1701 14th Street NW
Washington, DC
 
Safe Haven Ministry
(202) 589-1505
1140 North Capitol Street NW
Washington, DC
 
Second Genesis Inc
(202) 222-0120
1320 Harvard Street NW
Washington, DC
 

Drogadicción (depresores o hipnóticos-sedantes)

¿Qué es?

Los hipnóticos-sedantes, comúnmente llamados “depresores”, retardan o “disminuyen” la actividad cerebral. Los más conocidos son los barbitúricos (Amital, Nembutal, Seconal, el fenobarbital) y las benzodiacepinas (Ativan, Halcion, Librium, Valium, Xanax, Rohypnol). Otras sustancias en este grupo incluyen el hidrato de cloral (que mezclado con alcohol se conocía como “gotas de narcótico” o “Mickey Finn”), la glutetimida (Doriden), la metacualona (Quaalude, Sopor, llamadas también “ludes”) y el meprobamato (Equanil, Miltown entre otras marcas comerciales).

Aunque el alcohol es también un depresor, su uso es tan común que los expertos en salud clasifican por separado a los problemas relacionados con el alcohol.

Cuando alguien consume constantemente estas sustancias, el cuerpo se vuelve tolerante a ellas. Es decir, el cuerpo se adapta a estas sustancias y requiere de una dosis cada vez mayor para mantenerse “drogado”. También puede haber dependencia, lo que significa que la persona tendrá síntomas de abstinencia si repentinamente deja de tomarlas.

Muchos de estos hipnóticos-sedantes son de uso legal. Las benzodiacepinas se usan en el tratamiento de la ansiedad y también son útiles para los trastornos del sueño. Los barbitúricos se usan para los trastornos convulsivos y para la anestesia.

En dosis terapéuticas, son eficaces; sin embargo, usar los barbitúricos para “drogarse” puede ser muy peligroso. Hay una diferencia pequeña entre la dosis deseada y una sobredosis. Un pequeño error de cálculo, fácil de cometer, puede causar coma, dificultad para respirar, paro respiratorio y muerte. La abstinencia de barbitúricos es similar y algunas veces más grave que la abstinencia de alcohol. Es posible que ocurran convulsiones e incluso hasta la muerte.

Las benzodiacepinas son mucho más seguras, comparadas con los barbitúricos. Tienen un efecto sedante pero muy pocas veces alteran la respiración o causan la muerte. Pueden ser psicológicamente dañinas porque provocan sedación intensa, deterioro de la memoria, coordinación motora deficiente y confusión. Las reacciones por abstinencia pueden ser muy incómodas.

La combinación de cualquiera de estas sustancias, o su uso con alcohol, puede tener efectos peligrosos. Con frecuencia, las personas toman estas combinaciones para tratar de drogarse o para contrarrestar los efectos desagradables de otras drogas ilegales.

Síntomas

Los síntomas de dependencia a los depresores son:

  • antojo por la sustancia, a menudo con intentos fallidos de disminuir su uso
  • dependencia física (presencia de síntomas físicos de abstinencia cuando una persona deje de tomar el depresor)
  • necesidad continua de tomar la sustancia a pesar de los problemas psicológicos, interpersonales o físicos relacionados con esta

No hay una dosis o número de comprimidos diarios que indique que una persona es adicta a los depresores. Aquellos dependi...

Haga click aquí para leer mas artículos de Vida y Salud